• Caminha

    Caminha

    Mar, montaña y río se unen en un singular escenario natural con vista para la Comunidad de Galicia. Camiña es un mosaico de paisajes, detentora de una botánica impar, surgiendo la Sierra De Arga y el Bosque Nacional del Camarido – con sus caídas de agua y piscinas naturales – como escenarios de visita turística obligatoria.

    Son varios los hábitats naturales aquí visibles, gracias a los pantanos, juncales, galerías rupícolas y bancos de arena existentes. La nutria y el salmón se destacan en esta región, tal como una gran variedad de aves, entre las cuales se encuentran la Garza-Blanca y la Garza-Real, la Lavandera, el Cuervo-Marino, el Estramonio o la Tórtola-del-Mar, bien como varios tipos de patos y gaviotas.

    ¡Camiña es también sinónimo de playa! En plena desembocadura del Miño, Moledo es de las zonas de baño más prestigiadas del país en un panorama que implica igualmente las playas de Vila Praia de Âncora y de Forte do Cão. Mas allá de sus bellos arenales, todas se destacan por sus características terapéuticas, dada la gran concentración de yodo que representan.

    Esta región sobresale também por sus zonas fluviales de recreo, sobretodo donde la tranquilidad del Río Coura – bajando hasta el Rio Miño –, propicia la práctica de diversos deportes náuticos, como el esquí, el piragüismo, el remo o simples paseos en hidropedal y en barcos de recreo.

    Al nivel gastronómico, las aldeas del litoral, próximas al mar y a los ríos, hacen emerger el pescado fresco como la trucha, el salmón, el sábalo, el róbalo, el lenguado, la sardina o las platijas. Ya en el interior, de cariz agrícola, son privilegiados los platos de carne – especialmente de cerdo – pero também el cabrito.

    Camiña muestra aún su dulzura con postres característicos: las Natillas (Leite-Creme) y el Arroz Dulce son de prueba obligatoria, tal como la pastelería local envolviendo a los Camiñenses, las Mokas, las Roscas y los Papudos.

    Visite Camiña y recuerde que en Rinoterra Minho tendremos todo el placer en orientarlo personalmente a lo largo de su permanencia. ¡Esperamos por usted!

  • Viana

    Viana

    Viana do Castelo es considerada la ciudad dorada por sus filigranas. Generaciones de artífices desarrollaron esta técnica, capaz de transformar pocas gramas de oro en finas joyas de rara belleza, constituyendo actualmente uno de los principales carteles turísticos de la región.

    La riqueza de Viana no se restringe a sus filigranas. Implica muchas otras vertientes, entre las cuales está su cuadro paisajístico natural, desde luego con el imperial Monte de Santa Lucia que recibe, bien en lo alto, la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús – inspirada en la Basílica del Sacre Coeur de Paris –, proporcionando una vista global sobre la ciudad, sobre el estuario del Río Lima y sobre el mar.

    Detentora de una gastronomía riquísima, Viana do Castelo tiene fuertes lazos con el bacalao, ya que era de ahí que los bacaladeros partían para la Tierra Nueva y para Groenlandia, pescando por largos períodos de tiempo, regresando después con ese pescado que se ha enraizado en sus tradiciones a la mesa, siendo cocinado de las más variadas formas.

    Más allá del bacalao, muchos otros platos trajeron fama a esta región miñota. El Arroz de Pie Descalzo o Pica no Chão, los Rojões a la Moda del Miño, el Arroz de Sarrabulho y el Cabrito surgen con destaque en la generalidad de los menús, en los cuales la Lamprea y el Pulpo mantienen igualmente fuertes tradiciones. Fama marcada también por el verde de sus vinos. Blanco, Tinto o Rosé, se destacan siempre las castas Loureiro y Vinhão.

    Por aquí, los dulces regionales son de tal variedad que levantarán dudas a la hora de elegir. Las Medias-Lunas, las Natillas (Leite-Creme), el Arroz Dulce, la Torta y los Biscochos de Viana, los Sidonios y las Santas Lucias son dulces ejemplos que no deberá dejar de probar.

    Visite Viana do Castelo y recuerde que en Rinoterra Minho tendremos todo el placer en orientarlo personalmente a lo largo de su permanencia. ¡Esperamos por usted!

  • Arcos

    Arcos

    El verde de su paisaje es la principal característica de esta región localizada en el noroeste peninsular, en pleno Alto Miño, teniendo Viana do Castelo como capital de distrito y, bien cerca, las ciudades de Braga – a 36 km – y de Oporto – a 90 km.

    El verde de su paisaje es la principal característica de esta región que tiene en el río Vez el espejo natural de toda su rica Historia y que se encuentra integrado en el complexo montañoso del Parque Nacional de la Peneda Gerês, presentando un vastísimo patrimonio natural por entre sierras y planicies.

    Con nueve siglos de Historia, esta población agrega un significante conjunto de monumentos históricos sorprendentes, englobando castillos, iglesias, ermitas, torres y puentes, representando toda una cronología circundante a las antiguas civilizaciones y. transformando, por eso, en obligatorias las visitas al Santuario de Nuestra Señora de la Peneda, al Soajo y al Ermelo.

    Ésta es una tierra de bien-comer, en la cual el vino verde, en general, y el Alvariño, en particular, surgen en este ámbito como las principales banderas de la región, y en la cual el cabrito, que es cocinado de las más variadas formas, ha ganado destaque en los menús turísticos.

    Visite Arcos de Valdevez y recuerde que en Rinoterra Minho tendremos todo el placer en orientarlo personalmente a lo largo de su permanencia. ¡Esperamos por usted!

     


  • MONÇÃO/MELGAÇO

    MONÇÃO/MELGAÇO

    Aquí, estamos en plena ruta de los vinos verdes de Portugal. Estas dos localidades hacen parte de la Región Demarcada nacional, encontrándose, las dos, integradas en un singular hábitat natural que les confiere características únicas que están en la origen de su principal emblema – el Vino Albariño.

    También aquí, la gastronomía surge clasificada como patrimonio nacional, teniendo como base usos y costumbres que exaltan los productos locales a un nivel de excelencia. Los pescados y, en especial la lamprea, se convierten en manjares imperdibles, cabiéndole la difícil tarea de elegir cual la especialidad a probar: el Arroz de Lamprea, la Lamprea a la Bordalesa, la Lamprea seca asada en la brasa, el Sábalo frito acompañado con el típica Pan de Maíz (Broa de Milho) frito, las Truchas del Río Miño o el Salmón a la plancha.

    También los platos de carne granjean enorme tradición en estas tierras. El Cordero a la moda de Monção, asado en horno a leña, el Cabrito Asado en el  horno del pan, el Sarrabulho, el Jamón de Fiães y Castro Laboreiro y los embutidos varios de esta región son iguarias que quedarán en su memoria.

    A acompañar, naturalmente, el Vino Albariño y los dulces típicos como la Tarta de la Piedra (Bolo da Pedra) y los Pasteles Mimosos.

    Visite Monção y Melgaço y recuerde que en Rinoterra Minho tendremos todo el placer en orientarlo personalmente a lo largo de su permanencia. ¡Esperamos por usted!

     








  • Gerês

    Gerês

    La naturaleza es el principal cartel turístico del Gerês!

    Un cuadro natural de montañas moldadas por los tiempos y cursos de agua cristalina que alimentan la riquísima fauna y flora de la región. Verdadera tierra de bien-estar estampado en su Parque Natural que fue la primera área protegida implementada en Portugal.

    Aquí ganaron fama global sus tratamientos termales y consecuentes beneficios para la salud, envolviendo el tratamiento de enfermedades relacionadas con el hígado y vesícula, diabetes, hipertensión, reumatismo y obesidad.

    El establecimiento termal del Gerês es actualmente una estructura remodelada y reequipada, estando dotado de modernas técnicas termales, pudiendo afirmarse, sin margen para dudas, que estas termas son de las principales y más frecuentadas del país.

    Más allá de estas vertientes, la región del Gerês es igualmente reconocida por su gastronomía tradicional, presentando un menú en el cual su cabrito y la ternera barrosã encabezan la lista de las especialidades, a las cuales se acrecientan aún el jabalí, el bacalao y el pulpo cocinados  a la lagareiro.

    Visite el Gerês y recuerde que en Rinoterra Minho tendremos todo el placer en orientarlo personalmente a lo largo de su permanencia. ¡Esperamos por usted!

     

  • PORTO

    PORTO

    Bañada por el río Duero, es la segunda mayor ciudad portuguesa, destacándose por su belleza urbana que, de forma perfecta, hace la unión entre antiguas y nuevas arquitecturas.

    El Vino de Oporto es su mayor emblema mundial, siendo inevitable su degustación en cualquier una de las varias bodegas existentes en la ciudad, para las cuales están diariamente programadas visitas guiadas especialmente direccionadas a los turistas.

    Pese a las grandes superficies comerciales que ofrece, Oporto es igualmente una ciudad de comercio tradicional. La Calle de Santa Catarina, en la zona baja, es en ese contexto su  local de referencia, ahí reuniendo algunas de las mejores tiendas de la ciudad, estando também ahí localizado el más emblemático y esplendoroso de los cafés portuenses – el Majestic.

    En una visita a Oporto sería imperdonable no conocer la Sé Catedral, que se caracteriza por ser uno de los primeros monumentos en la ciudad, la Iglesia y la Torre de los Clérigos, que surge como otro de los principales símbolos de la ciudad, el Museo Soares dos Reis, repleto de arte nacional y la moderna Casa de la Música, siempre con una vasta programación cultural disponible.

    Rica también al nivel gastronómico, constituyen platos de degustación obligatoria las Tripas a la moda de Oporto y las Francesiñas – platos perfectos para ser complementados con algunos de los varios postres tradicionales de la ciudad, entre los cuales el Arroz Dulce y la Crema Quemada.

    Visite la ciudad Invicta y recuerde que en Rinoterra Minho tendremos todo el placer en orientarlo personalmente a lo largo de su permanencia. ¡Esperamos por usted!



  • Douro

    Douro

    Siglos de trabajo en la tierra transformaron las tierras áridas y rocosas del Duero en fértiles hileras de canales y de viñedo, llevando la UNESCO a clasificarla como Patrimonio de la Humanidad.

    El Vino de Oporto es el mayor emblema de esta región, conduciendo su evolución al nivel turístico, dado su desarrollo ordenado y sustentado, en un proceso que siempre ha privilegiado la cualificación y la valoración ambiental.

    La región del Duero es actualmente el principal enfoque turístico del norte de Portugal, siendo inolvidable su exploración a través de un paseo de barco o por el ferrocarril, a bordo del tren histórico.

    Aquí estamos en plena ruta del Vino de Oporto, siendo irrecusable una entrada en las varias fincas que tienen sus puertas abiertas a los visitantes para un conocimiento más profundo del arte vinícola o, simplemente, para una prueba de los vinos ahí producidos: Vinos blancos – suaves y afrutados. Vinos Tintos – más intensos, de color rubí y con aroma a flores y frutos. Vino Espumante – reservado por años en envejecimiento y, por eso, de gran intensidad.

    La excelencia de esta región se refleja también en sus tradiciones gastronómicas. El Duero es sinónimo de caza del monte y de pescados de río. Embutidos caseros y el cabrito asado en antiguos hornos de leña alternan el destaque a la mesa con las truchas de Varosa, del Balsemão y del Vilar. Simples ejemplos entre tantos otros, como los Torresmos de Cinfães, los Milhos da Meda (Maíces), el Conejo Bravo con míscaros, o el Bazulaque de carnes de Tarouca y las Bôlas de Lamego.

    Manjares únicos de sabores propios, complementados con una larga lista de dulces regionales, basados en recetas conventuales: los Dulces de almendra de San Juan de la Pesquera, las Cavacas de Resende y el Bolo-Rei de Tabuaço, sin menospreciar las suculentas frutas de sus pomares.

    Visite la región del Duero y recuerde que en Rinoterra Minho tendremos todo el placer en orientarlo personalmente a lo largo de su permanencia. ¡Esperamos por usted!


  • Braga

    Braga

    Braga. Eternizada como a cidade dos arcebispos, dadas as marcas religiosas que se lhe reconhecem ao longo da sua História. Não espanta, por isso, que as comemorações da Semana Santa, na altura da Páscoa, constituam o principal cartaz da cidade, ao nível turístico, afigurando-se mesmo como uma das mais ricas tradições religiosas atualmente realizadas em Portugal.

    Ao nível turístico, seria imperdoável não aproveitar para conhecer o Santuário do Bom Jesus do Monte, tido como dos mais conhecidos e apreciados pelos portugueses, o Santuário de Nossa Senhora do Sameiro e a imagem sua padroeira, trazida de Roma em 1880, ou o Santuário da Falperra, em honra de Santa Maria Madalena.

    Além da vertente religiosa, Braga é igualmente uma região de gastronomia ímpar. Na sua ementa tradicional saltam à vista as Papas de Sarrabulho e o Bacalhau à Narcisa, adoçados, no final, com o Pudim do Abade de Priscos, com os Fidalguinhos ou com os Sameiros.

    Em Braga apreciará também o folclore com as suas danças e cantares tradicionais, bem como o som caraterístico do cavaquinho e da gaita-de-beiços – instrumentos musicais marcantes pela sua singularidade sonora.

    Visite esta cidade e lembre-se que na Rinoterra Minho teremos todo o prazer em orientá-lo pessoalmente ao longo da sua estadia. Esperamos por si!

  • Galiza

    Galiza

    Ésta es una de las más bellas comunidades españolas localizada en el noroeste peninsular. En Galicia, Santiago de Compostela es el exlibris turístico al nivel religioso, siendo el último paso de un camino con varias rutas europeas, desembocando precisamente en su extraordinaria Catedral – El Obradoiro.

    Vigo, La Coruña, Lugo y Orense son, a parte de Santiago de Compostela, otras de las ciudades emblemáticas de esta comunidad. A parte de la vertiente religiosa, Galicia tiene muchas otras valías turísticas para ofrecer. Las Rías Baixas, que ocupan la costa oeste de La Coruña y toda la costa de Pontevedra, forman un paisaje único en el mundo, tal como el archipiélago constituido por las Islas Cíes – verdadero tesoro natural con playas fabulosas, especialmente indicadas para el buceo. 

    ¡En Galicia se come siempre bien! Son inúmeros los restaurantes y las tabernas tradicionales capaces de fácilmente proporcionarle un verdadero manjar exclusivamente confeccionado con productos locales.

    El marisco encabeza la lista de referencias, a pesar que el pulpo es también aperitivo obligatorio en esta región, tal como sus quesos, carnes y postres – comidas acompañadas por sus vinos locales, con destaque para el Ribeiro y para el Albariño.

    Visite Galicia y recuerde que en Rinoterra Minho tendremos todo el placer en orientarlo personalmente a lo largo de su permanencia. ¡Esperamos por usted!

     

  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE
  • TERRAS DE BOA GENTE